Receta de enchiladas de pollo asado y salsa de tomate

Las enchiladas desaparecen de nuestros menús cuando aprieta el calor porque requieren horno y una buena salsa picante, pero con el verano todavía lejos son un plato reconfortante y delicioso para disfrutar de una comida informal en casa durante el fin de semana. Aunque seamos dos en casa cuando me apetece pollo asado siempre prefiero cocinar una pieza de ave completa y guardar las sobras para otras recetas como esta.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Pimiento rojo1
  • Pimiento verde italiano1
  • Cebolla morada2
  • Diente de ajo1
  • Tomate triturado400 g
  • Tomate concentrado15 ml
  • Tabasco rojo u otra salsa picanteml
  • Especias mexicanasg
  • Pollo asado o cocido300 g
  • Nata líquida para cocinar200 ml
  • Queso gruyère
  • Tortilla de trigo o maíz
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cilantro fresco (opcional)

Preparación

Dificultad: Media
  • Tiempo total50 m
  • Elaboración10 m
  • Cocción40 m

Podríamos cocinar los pimientos por un lado y la salsa por otro, pero para las enchiladas me gusta más hacer el relleno de una vez y así ahorrar tiempo y cacharros en la cocina. Precalentar el horno a 180ºC y picar los pimientos, las cebollas y el diente de ajo.

Calentar un poco de aceite en una sartén amplia y añadir todos los vegetales. Salpimentar ligeramente y cocinar unos minutos hasta que las verduras empiecen a reblandecerse. Agregar la mezcla de especias mexicana y el Tabasco, removiendo bien. Incorporar el tomate triturado y el concentrado de tomate, mezclando todo con homogeneidad. Llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer unos 10 minutos hasta que reduzca. Corregir de sal.

Pintar con aceite una fuente de horno donde podamos colocar las enchiladas ajustándolas bien. Disponer una tortilla de maíz o trigo, añadir unas cucharadas de la salsa, una porción de carne de pollo asado desmenuzado y queso Gruyère o Emmental al gusto. Enrollar con cuidado y colocar en la fuente con la junta hacia abajo.

Repetir hasta terminar con las tortillas, procurando que sobre salsa. colocando las enchiladas bien pegadas unas a otras. Cubrir con la salsa restante, añadir queso por encima y un poco de nata. Dar un golpe de pimienta y hornear durante unos 20-25 minutos. Servir con el resto de la nata, cilantro picado y un chile o guindilla en rodajas finas.